Read Poemas ocultos Online

Authors: Jim Morrison

Tags: #Filosofía, Poesía, Romántico

Poemas ocultos

 

La selección de poemas de Jim Morrison que se ofrece en esta edición ha sido encontrada más que buscada. En ella se incluyen poemas leídos personalmente por ese moderno juglar ambulante, que fueron grabados en su momento, junto con textos y apuntes escritos en libretas y cuadernos, en hojas sueltas y diarios, que su autor dispersó como una siembra cósmica hecha al descuido en los puertos de su breve pero alucinado viaje por este incomprensible mundo.

Jim Morrison

Poemas ocultos

ePUB v1.0

JohnBalzamo
07.09.12

Título original:
The Lost Writings of Jim Morrison

Morrison, Jim (1990).

Traducción: Gabriel Cabrejas.

Diseño/retoque portada: Dirdam.

Editor original: JohnBalzamo (v1.0).

ePub base v2.0

Prólogo

La selección de poemas de Jim Morrison que se ofrece en esta edición ha sido encontrada más que buscada. En ella se incluyen poemas leídos personalmente por ese moderno juglar ambulante, que fueron grabados en su momento, junto con textos y apuntes escritos en libretas y cuadernos, en hojas sueltas y diarios, que su autor dispersó como una siembra cósmica hecha al descuido en los puertos de su breve pero alucinado viaje por este incomprensible mundo.

Los poemas ocultos
revelan y encaran las obsesiones de un artista disconforme, que pelea a brazo partido con la América de «frío y blanco pecho de neón», construida sobre «ciudades podridas, pozos envenenados y calles manchadas de sangre», donde la madre «fuma diamantes» y la penumbra es profunda y verde. Como en los climas verbales de los autores de la generación beatnik —principalmente Allen Ginsberg y, tal vez, Jack Kerouac—, Morrison encuentra la salida a través de una vertiginosa y señera huida hacia adentro, hacia el «dulce bosque» iniciático de los caminos sin arraigo, la «sala de estar de la pantera» y una naturaleza delirante que no es el valle ecológico posmoderno sino una tierra casi espiritual, en la cual puede hallarse a Dios sin ir necesariamente a su encuentro.

El poeta sabe que es un iluminado sencillo y sin pretensiones: ni un resentido urbano como Baudelaire ni un médium semidivino al estilo de Hölderlin. Es un rebelde que se manifiesta a través de los mass media, que empuña la guitarra eléctrica y canta como el «sabio sátiro» que es. Se lanza arriesgadamente al centro del rodeo («¿qué estoy haciendo en la arena de la plaza de toros?») porque sabe que, desde ese mismo lugar, puede conseguir «que la Tierra se detenga». Su convicción apabulla, hoy, en estos años de escepticismo y patética muerte de la energía vital. Morrison nos dice que «si el escritor puede escribir y el granjero puede sembrar» es porque es una «conciencia en el vacío»; pero no está solo, como buen soldado de las guerras del rock and roll.

¿Filosofía naïve con gesto de disgusto? ¿Evocación emocionada del mundo de Elvis, transgresor pero esperanzado, que se siente morir un poco con Brian Jones? ¿Afirmación ególatra de un poder dudoso? En Morrison las dudas son una forma de la certeza; en todo caso, él cree desesperadamente. No olvidemos que vivió en una época vital y extrovertida. Los poemas ocultos permiten apreciar al gran poeta que fue Morrison mientras cantaba en la dionisíaca y mística elevación del rock naciente. El planeta le quedó chico. Por eso su voz sigue sonando y aún ahora pueden leerse sus textos con sabor a eternidad.

G
ABRIEL
C
ABREJAS

I
[1]

Si el escritor puede escribir y

el granjero puede sembrar

entonces todos los milagros confluyen,

aparecen y comienzan a suceder…

Si los niños comen, si su

momento de llorar es la medianoche,

la tierra los necesita.

Suaves perros en la nieve

anidados en primavera,

cuando el sol hace el vino

y la sangre danza peligrosamente

en las venas o las viñas.

II

Francia está 1.°, Nogales circunscripto

cruza la frontera…

Tierra de eterna adolescencia

cualidad de desesperación sin igual

en cualquier lugar del perímetro.

Mensaje de los suburbios

que nos convoca a casa.

Este es el espacio privado de un

nuevo orden. Necesitamos salvadores

para ayudarnos a sobrevivir al viaje.

Ahora, ¿quién vendrá?

Ahora escucha esto:

Hemos comenzado el pasaje

¿Quién sabe?, puede terminar mal.

Los actores están congregados;

inmediatamente ellos quedan

encantados.

Yo, por uno, caigo en un éxtasis

que me domina.

¿Puedo convencerte de que sonrías?

Nada de hombres sabios ahora.

Que cada uno se arregle por sí mismo:

agarre a su hija y corra.

III

Todo lo humano

está abandonado.

El rostro de ella.

Pronto ella desaparecerá

dentro de la calma

vegetal

de la ciénaga.

¡Quédate!

¡Mi Amor Salvaje!

IV

Drogas, sexo, embriaguez, batalla,

retorno al mundo acuático.

Vientre del mar,

madre del hombre,

monstruoso sonámbulo, apacible, bullente,

mundo atómico

en la vida social.

¿Cómo podemos odiar o amar o juzgar

en el mundo marino bullente de átomos?

Todo uno, uno Todo.

¿Cómo podemos jugar o no jugar?

¿Cómo podemos poner un pie ante nosotros

o revolucionar o escribir?

V

Fría música eléctrica,

lastímame.

Lacera mi mente

con tu oscuro sueño.

Frío templo de acero,

frías mentes vivas

en la costa estrangulada.

Veteranos de guerras extranjeras,

somos los soldados

de las guerras del rock and roll.

VI
(PODER.)

Puedo hacer que la tierra se detenga

en su curso, hice

las cosas más remotas, puedo cambiar

el curso de la naturaleza.

Puedo ubicarme en cualquier lugar del

espacio y el tiempo.

Puedo convocar a los muertos.

Puedo percibir sucesos de otros mundos,

en lo más profundo y oculto de mi mente,

y en la mente de los demás.

Yo puedo.

Yo soy.

VII

La gran autopista

está atestada

con amantes,

y buscadores,

y renunciantes

tan ansiosos

de complacer

y olvidar.

Soledad.

VIII

Un ángel corre

a través de la luz repentina.

A través del cuarto

un fantasma nos precede.

Una sombra nos sigue,

Y cada vez que nos detenemos,

caemos.

IX

Estoy perturbado

inconmensurablemente

por tus ojos.

Estoy herido

por la pluma,

de tu suave

réplica.

El sonido del vidrio

habla de un rápido

desdén,

y oculta

lo que tus ojos pelean

por explicar.

X
(EL MIEDO.)

Eterna conciencia

en el Vacío

(hace que juicio y cárcel parezcan casi amigables),

un Beso en la Tormenta

(Hombre loco al volante

arma de fuego en el cuello

espacio muy poblado y que se arquea

fríamente).

Un granero,

una cabaña con buhardilla.

Tu propia cara

estacionaria,

en la ventana espejada,

con miedo al trágico

neón frío

de las sala de estar.

Estoy congelando

animales hasta

morir,

alas blancas de

conejos,

gris terciopelo de ciervo.

El Cañón,

el auto, un artificio

en el ESPACIO

miserable.

Repentinos movimientos,

y tu pasado

para calentarte

en noches

sin espíritu.

La solitaria autopista.

Frío viajero

temeroso de los Lobos,

y de su propia

Sombra.

XI
(LAMENTO POR LA MUERTE DE MI FALO.)

Lamento por mi falo,

dolorido y crucificado.

Intenté conocerte

adquiriendo sabiduría espiritual,

tú puedes abrir las paredes de

misterio del

espectáculo de desnudamiento.

¿Cómo lograr morir

en el espectáculo

matinal?

Muerte de TV

que el niño

absorbe,

manantial de muerte,

misterio

que me hace

escribir.

Lento tren,

la muerte de mi falo

da vida.

Guitarrista,

antiguo sátiro sabio,

canta tu oda

a mi falo,

acaricia su lamento,

endurece y guía

a todos nosotros.

Células perdidas,

conocer el cáncer.

Hablar al corazón

y ofrecer el gran regalo.

Palabras,

poder,

trance.

Este amigo firme

y las bestias de su zoológico,

chicas salvajes, velludas.

Cada color se relaciona

para crear el bote

que mece a la raza,

cualquier infierno podría ser más

horrible que ahora

y real.

«Apreté su muslo

y la muerte sonrió»,

muerte, vieja amiga,

la muerte y mi falo

son el mundo.

Puedo perdonar

mis heridas

en nombre de

la sabiduría,

la lujuria,

el romance.

Frase sobre frase,

las palabras curan,

las palabras me provocaron la herida

y me sanarán.

Si lo crees.

Todos se unen ahora en un lamento

por la muerte de mi falo,

una lengua de conocimiento

en la noche emplumada,

los muchachos enloquecen su cabeza

y sufren,

sacrifico mi falo

en el altar

del silencio.

XII

Discípulo,

herida,

muerte.

Magia,

prisión.

Jardín,

refugio.

Princesa

de la Tristeza,

Ángel de la Soledad,

danzantes alas

de la envidia,

llámame

mañana.

Huesos,

aterrizaje,

oro.

Llegada.

XIII

Aeropuerto.

Mensajero bajo la forma de un soldado,

lana verde. El estaba parado ahí,

fuera del avión.

Una nueva verdad, demasiado horrible para soportar.

No había registro de ello

en ninguno de los antiguos signos

o símbolos.

La gente se miraba entre sí,

en el espejo, los ojos

de sus niños.

¿Cómo ha llegado?

No había cómo escapar de

esto en ningún lugar.

Una verdad demasiado horrible para nombrar.

Sólo un desagradable quejido indefinido

podría enmarcar sus oscuros interiores.

Sólo unos pocos podrían mirar

su cara con calma.

La mayoría de la gente cae instantáneamente

bajo su sordo terror amigable.

Miraron a los calmos

pero sólo vieron un verde

abrigo militar.

¡Arrepentíos!

Ninguna de las viejas cosas funcionó.

Other books

Bantam of the Opera by Mary Daheim
The Used World by Haven Kimmel
Seven Sunsets by Morgan Jane Mitchell
The Hot Flash Club by Nancy Thayer
Double-Crossed by Barbra Novac
Him by Carey Heywood, Yesenia Vargas


readsbookonline.com Copyright 2016 - 2020